¿Quiénes somos?

¿Quiénes somos?

La Red Federica Montseny está formada por personas procedentes del estado español y residentes en diferentes países, principalmente de Europa y América Latina, que participan tanto de manera individual como colectiva para que el derecho de las mujeres a la interrupción del embarazo de forma segura, legal, gratuita y libre sea una realidad.

 

¿Qué hacemos?

  • Ofrecemos información y apoyo a mujeres emigrantes, principalmente de habla hispana y en general a cualquier mujer que desee interrumpir un embarazo no deseado.
  • Facilitamos el contacto con personas o colectivos que informan sobre requisitos legales y procedimientos médicos. A pesar de no ser profesionales sanitarias ofrecemos información y contacto con profesionales que garantizan un aborto legal y seguro.
  • Realizamos acompañamientos y traducciones cuando es necesario.
  • Denunciamos políticas dirigidas a restringir los derechos reproductivos de las mujeres. Nuestra visión es recuperar el derecho a un aborto legal, gratuito y seguro para todas las mujeres, sin supuestos.

La lucha continúa.

¡Hasta que todas seamos libres!

¿Cómo nos organizamos?

La propuesta de la Red Federica Montseny es crear nodos autónomos y  autogestionados en diferentes ciudades que trabajen de forma colaborativa. Con esta página web queremos compartir información con cualquier persona que esté interesada.
Si deseas unirte, formar un nodo o colaborar de alguna forma entra en el apartado “Colabora”.

 

¿Hay ánimo de lucro en la Red?

No. Las personas involucradas son todas voluntarias que ofrecen su ayuda de forma libre. No existe ningún tipo de compensación económica.

 

¿La Red incentiva el aborto?

No. La decisión de interrumpir o llevar a su fin un embarazo es siempre de la mujer. Nosotras defendemos el derecho a poder tomar esta decisión. Por eso ofrecemos nuestro apoyo y tiempo a mujeres que deseen interrumpir su embarazo y no tengan la posibilidad de hacerlo en su país de residencia. También a las mujeres emigradas a países donde la Red está activa.

 

¿Esto es legal?

Sí, tomamos mucho cuidado en cumplir la legalidad en todos los países involucrados.

 

¿Cómo nace la Red Federica Montseny?

En el mes de julio de 2014, un grupo de personas emigradas, en su mayoría mujeres procedentes del Estado español puso en marcha la Red Europea para el Acceso Seguro al Aborto: Red Federica Montseny (sigue leyendo ¿Por  qué Federica Montseny?). La  iniciativa fue impulsada inicialmente por el grupo de Feminismos del 15M en Berlín pero en la actualidad ha establecido una red de nodos asistenciales en distintos lugares:  Viena, Bruselas, México D.F., Montevideo, Marsella, París…

La Red Montseny surge como reacción al anteproyecto de Ley de Protección de Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada propuesto por el Partido Popular español y que finalmente, gracias a la movilización feminista, consiguió paralizarse. La red pretendía facilitar el acceso a un aborto libre y seguro en el extranjero a todas las mujeres que se viesen obligadas a trasladarse fuera del Estado español para someterse a la intervención en países con legislaciones más permisivas en materia de salud reproductiva.

La ley del aborto proyectada por el Gobierno español, popularmente conocida como ley Gallardón, era mucho más restrictiva que cualquiera de las legislaciones anteriores sobre el tema aprobadas en el Estado español. El anteproyecto intentaba penalizar la interrupción voluntaria del embarazo y volvía a introducir un sistema de supuestos, eliminando en este caso el de malformación del feto. También requería el permiso de dos médicos especialistas de centros diferentes para la autorización de la intervención, y la autorización de los padres en el caso de las menores de edad de 16 y 17 años.

La actividad de Red Montseny nace asociada a una labor de denuncia a esta ley llevando práctica el ejercicio de la libertad reproductiva y sexual  de las mujeres, esa que los gobiernos machistas tratan de negar. Las mujeres nos organizamos en la Red para garantizar nuestros derechos.

La  Red Montseny también aspira a reducir en el mayor número posible de intervenciones que ponen en peligro vital a las mujeres. Estudios realizados por varios organismos internacionales demuestran  que la restricción de acceso libre a la interrupción voluntaria del embarazo no reduce el número de abortos pero sí incrementa los casos de ingresos hospitalarios y muertes derivadas.